es constitucional, no confundas

https://caretas.pe

LA CRISIS DE LOS PRIMOS OLIGARCAS

Agustín Haya de la Torre

Publicado: 2019-10-09

Mario Vargas Llosa califica a los disueltos congresistas como “pillos y semianalfabetos”, caracterización en la que coinciden nueve de cada diez peruanos. Con casi medio centenar de sus miembros acusados o investigados, el fenecido Congreso debe batir todas las marcas en podredumbre moral. 

Basta con ver la actuación de los voceros supérstites de las bancadas corruptas para ratificar lo señalado, si alguien aún lo duda. Con amplios espacios en los medios fujimoristas, siguen despotricando contra la legalidad de la medida.

En el libreto que repiten una y otra vez, jamás mencionan porqué rechazaron la cuestión de confianza. No consiguen explicar la razón por la que armaron tremendo escándalo para impedir que los jueces del Tribunal Constitucional concurran a una selección abierta y transparente.

Encima, el candidato votado saltó del quinto al primer lugar en la prelación, gracias a la burda maniobra del entonces presidente, su primo hermano. Con fraude y todo, sin que el proceso culmine puesto que se pidió reconsideración. El ansioso picapleitos intenta meterse por la ventana a la Casa de Pilatos, pues supone que el acuerdo familiar es suficiente.

Lo que podría ser una anécdota infeliz refleja perfectamente e pensamiento de los podridos, Algo así de cómo alguien se atreve a examinar a tan ilustres apellidos, de viejas familias civilistas.

El clan no se entera que la servidumbre feudal la canceló la reforma agraria medio siglo atrás. Tampoco que vivimos en un estado de derecho, donde los ciudadanos somos iguales para conocer quienes van a ser autoridades. Al primo Gonzalo seguramente le apesta que el pueblo conozca su trayectoria.

Para eludir todos los procedimientos contaba con la complicidad de la parentela, anclada en la Colonia.

Nada de ello sería posible sin su fuerza de choque, el fujimorismo. La coalición que la dictadura y el sindicato patronal montaron con el vasto sector que vive de las economías informales y delictivas. Todo un mundo convencido que la falta de Estado, es decir, no pagar impuestos, no respetar las leyes, no tener derechos sociales o vivir con una escasa policía, le permite prosperar.

Tal esquema impuesto desde los noventa, hace agua por todos lados. La población exige servicios que el Estado subsidiario no puede satisfacer. Constata que la sociedad de la superviviencia y del cansancio del modelo neoliberal, la empobrece en sus aspiraciones, mientras que unos cuantos se enriquecen.

La coalición de los pillos no sirve. Como fiera herida, hay que tener cuidado con personajes que no tienen sangre en la cara. Papelón tras papelón, pretenden, a zarpazos copar el TC para imponer sus intereses oligárquicos.


Escrito por

Agustín Haya

Sociólogo. Facebook: https://www.facebook.com/agustin.haya Twitter: @agustinhaya Publicaciones: https://goo.gl/gFdCC7


Publicado en

Agustín Haya

Blog de ideas democráticas y sociales.